miércoles, 21 de enero de 2009

El problema de Linux

Como sabéis, Linux es un sistema operativo gratuito. Tiene una buena arquitectura, estable y segura. También tiene una interfaz gráfica amigable y bastante intuitiva. Viene, además, con una suite ofimática, Open Office, también gratuita. Y dispone de gran cantidad de software -una vez más, gratuito- para cubrir todas las necesidades.

Por el contrario, por Windows hay que pagar licencia. Y aparentemente es más inseguro e inestable. Al menos, abundan las historias de infecciones con virus y troyanos, y de cuelgues y pantallas azules. Además, la suite ofimática más habitual (Microsoft Office) y muchas de las aplicaciones más frecuentes son también de pago.

Y sin embargo, siendo en teoría peor producto y mucho más caro, está instalado en más del 90% de los ordenadores de todo el mundo y viene con casi todos los equipos nuevos. Gran parte de las instalaciones son piratas, pero aún el número de copias legales es varios órdenes de magnitud superior a la base instalada de Linux.

La razón, en mi opinión, hay que buscarla en la comunidad de usuarios de Linux. Lejos de ser comprensivos con los usuarios de Windows y animarles a cambiar de sistema operativo, lo más habitual es encontrárselos criticando el monopolio capitalista de "Micro$oft" y escribiendo cómo los usuarios de Windows son vagos o estúpidos por no querer cambiar de sistema. Haciendo esto ignoran la verdadera razón: que Linux aún no está listo para que un usuario de a pie lo instale y lleve a cabo por su cuenta tareas administrativas comunes como instalar programas o drivers, o configurar una red local con carpetas e impresoras compartidas. Y lo que es peor, hacen que los usuarios de Windows huyan horrorizados u ofendidos ante esas actitudes: no puedes insultar a alguien y pretender luego que te dé la razón.

Al usuario normal no le importa si Linux es mejor o peor que Windows. Le importa qué puede hacer con el ordenador. Con Windows, aunque el ordenador le vaya lento y tenga que andar a vueltas con el antivirus, puede instalar eMule, DivX e iTunes para descargar películas y música; imprimir en la impresora del ordenador de la salita; o jugar al Grand Thief Auto. Y puede hacer todo esto más o menos solo, sin ayuda. Con Linux, muchas de estas cosas requieren ensuciarse las manos hurgando en el sistema (o, en el caso del GTA y otros juegos, son directamente imposibles). El resultado: el usuario medio que prueba Linux suele acabar pensando "prefiero pagar por algo que me quita dolores de cabeza". Y volviendo a Windows.

Windows necesita competencia. Microsoft es la típica compañía que sólo se mueve cuando se siente amenazada, y Linux puede ser un buen acicate para que Windows mejore. Pero para eso, primero tiene que ser una alternativa creíble. Ojalá suceda algún día.

3 comentarios:

Altáriel of Shalott dijo...

Buenas Grichan!

Luego te escribo para comentarte mis aventuras con la cámara nueva xD.

Pero antes tengo que comentar en este post el tema Linux xD.

Es cierto que hay usuarios agresivos sueltos por ahí (sobre todo de Debian xD), pero los que yo he conocido en persona y me han introducido en el tema GNU/Linux, han sido siempre tremendamente amables, y lo único que dicen de quien utiliza Windows, es que tiene un SO que no funciona correctamente (y es cierto).

Pero vamos, que a mí me han metido en todo esto los profesores y compañeros de la universidad, y siempre dispuestos a ayudar de las mejores formas. Hasta la fecha, mi experiencia personal con linuxeros ha sido impecable. Todos se han tomado las molestias que hicieran falta para conseguirme este programa para Linux, o para conseguir dar con un problema que tuviera y echarme una mano. En los foros, suelen ser igual.

Quizá sea porque sólo me he encontrado con gente que piensa que son los ordenadores para las personas, y no las personas para los ordenadores.

En cuanto a que es difícil... Yo no sé prácticamente nada de informática, y en cambio tengo Ubuntu muy customizado a mis necesidades y gustos (y no me refiero sólo a la apariencia del escritorio xD) y no me da problemas. No creo que haya que saber demasiado, sino sólo elegir la distribución que se adapte a lo que uno sepa o esté en disposición de aprender.

¡Un saludo!

Altáriel.

Grijan dijo...

Hola, Altáriel.

Ya he oído que estás muy contenta con la cámara (al final te decidiste por la Nikon D40 con el 18-55, ¿verdad?). Espero que me cuentes con más calma qué tal te ha ido con ella.

Sobre el tema del artículo, a lo mejor he tenido mala suerte, a lo mejor leo demasiado slashdot.org, o a lo mejor es que la comunidad linuxera anglosajona es más agresiva que la hispana. El caso es que por Internet me encuentro con cierta frecuencia con artículos como éste (en el que, por cierto, el autor bloqueó un segundo comentario mío): http://thebeezspeaks.blogspot.com/2007/07/windows-users-are-whiners.html . El título, "Windows users are whiners" (o sea, "Los usuarios de Windows son unos quejicas") lo dice todo. Y sí, no voy a negar que encontrarme ese post ha sido la razón por la que he escrito mi artículo; pero ya vengo pensando de esta manera desde hace algunos años.

Tengo que decir que los linuxeros que conozco en persona son gente amable que siempre están dispuestos a echarte una mano. Pero, lamentablemente, en mi experiencia son más la excepción que la regla. A lo mejor es que he tenido mala suerte en los procelosos mares de Internet.

Lo que sí es indudable es que Linux hace innecesariamente complicadas algunas cosas. Y eso te lo digo como experto en usabilidad (o sea, en analizar y definir cómo se comunican el usuario y el ordenador). En particular, para entrar en una red de Windows o para configurar un servidor FTP o web (tareas que con las que el usuario medio-avanzado a veces se atreve) no hay más narices que entender cómo funciona el sistema y editar archivos de configuración. En Windows todas esas tareas se pueden hacer a golpe de ratón, pulsando iconos y botones. Y es en esas cosas donde Linux tiene que mejorar.

También en la compatibilidad con aplicaciones Windows. Muchas empresas (o incluso particulares) dependen de software que es compatible sólo con el sistema de Microsoft y no pueden cambiar a Linux a menos que haya algún mecanismo de emulación. La gente del proyecto WINE está haciendo un trabajo excelente, y comprenden a la perfección la naturaleza de Linux como sistema minoritario, pero siempre necesitan apoyos.

Si me dieran oportunidad de decidir en qué va a emplear sus recursos Ubuntu, esta sería mi propuesta: mejorar la interoperatividad con Windows (SAMBA, WINE, etc.). Que, por más que sea un sistema propietario, está en más del 90% de los ordenadores, y es un estándar de facto. De nada le sirve a Linux ser compatible con un estándar abierto si ese estándar le permite entenderse sólo con el 5% de los ordenadores.

Altáriel of Shalott dijo...

Hombre, el tío que escribió el artículo que has enlazado sí que es un poco especial xD, pero en los foros de ayuda de linux, la gente es majísima. Vamos, yo alguna vez he puesto alguna duda, o he buscado en foros soluciones a problemas, y todas las respuestas son amabilísimas, y la gente da muchísimo tiempo a ayudar a otros a solucionar sus problemas. A veces emociona y todo. Y en persona, ya te digo. Alguna vez he tenido a tres personas pendientes (un catedrático, que el otro día en el pasillo me gritó si lo conseguí solucionar, xD, un profesor y un becario) de que yo consiguiera un programa (Maple, no sé si te suena, es de cálculo analítico y numérico).

En cuanto a Wine... Bueno, no va del todo mal, pero mi experiencia con Wine no es la mejor. De los programas que he querido emular, me han funcionado dos (de seis).

En cuanto a la solución, creo que convendría hacer conocer a la gente que hay alternativas. Si a mí me dicen "mira, hay un SO que, a diferencia de tu windows, no se traba cada dos por tres, para el que puedes conseguir muchíiisimo software gratis y legal, que además cuenta con una comunidad enorme de gente que te va a ayudar gratis, y que contribuye a mejorarlo día a día", pues chico, yo me lo miro, y me lo pienso, pero si no lo sé, difícil. Además, que a la gente le suele dar igual que las cosas sean legales o no xD. Di tú que, por fortuna, los programas que suelo necesitar (casi todos orientados a objetivos científicos) son multiplataforma, porque saben el público que tienen, así que no me quejo demasiado.